En otros medios

Los 5 roles de líder de Francisco

Los explica Eduardo Braun, especialista sobre el tema en la Universidad de San Andrés.

 

braun

Por Eduardo Braun para La Nación

 

¿Puede una sola persona cambiar una institución que tiene casi dos mil años de historia, más de un billón de seguidores repartidos en más de 100 países y poco poder formal? Desde que asumió el liderazgo de la Iglesia Católica Jorge Bergoglio lo está haciendo con éxito. ¿Cómo? Aplicando exitosamente 5 roles clave del liderazgo.

 

Primer rol del líder es trazar una visión, un sueño que perseguir, y determinar qué valores y creencias serán el eje de su papado. Es una tradición que el Papa elija su nombre. ¿Por qué? Porque el nombre de un santo de la iglesia hace referencia al carisma y la visión que le pretende proponer a su papado. Al tomar el nombre de San Francisco de Asís, que asumió la pobreza y pretendió revolucionar la iglesia para servir a los pobres, toma también al santo como modelo. ¡Nunca nadie se había animado a hacerlo! Pero ahí esta todo el poder de la visión que propone Bergoglio: Una iglesia pobre para los pobres.

 

El segundo rol del líder es ocuparse genuinamente de su gente. Tanto de las personas que conforman su equipo como aquellos a los que sirve. El papa Francisco muestra esto cada vez que interactúa con su comunidad: el centro de su atención es siempre servir a los fieles y no a la burocracia de la institución. “No mira a la multitud, sino a cada una de las personas”, contaba un colaborador íntimo del Papa para ilustrar su profundo interés por cada uno. Las personas creen en un líder que se preocupa en serio por ellos.

 

El tercer rol del líder es comunicar. Pero la comunicación entendida como la conexión con su comunidad. Es transmitir un mensaje y también escuchar; es inspirar valores y ser empático con los sentimientos ajenos. Es comunicar no sólo con palabras, sino con hechos: caminar sobre las palabras.

 

Efectivamente, Francisco practica lo que predica: al vivir en la Posada y no en un palacio, al usar sus viejos zapatos negros o subirse a un colectivo en vez de a una limusina, transmite a todos un ejemplo de austeridad y le da pleno sentido a su nombre y visión.

 

La empatía e interés que el Papa demostró en sus apariciones públicas y su capacidad para conectarse con el público en eventos como la Jornada Mundial de la Juventud son un capital importante a la hora de generar lealtad, apoyo y confianza en las personas a las que quiere liderar. ¿Quién puede dudar de que es sincero?

Para seguir leyendo la nota, hacé click acá.

Para ver la nota completa a Eduardo Braun en Futuro Posible, entrá aca o dale play al video.

Crédito Foto Francisco: Fotogalería Vaticano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *