Tecnología para la inclusión

La web como motor del cambio social

Ideas y plataformas en Internet que sirven para unir fuerzas y dar una mano a los que necesitan.

 

Sueños casi imposibles, causas solidarias con poco rebote mediático, necesidades primarias insatisfechas, leyes inexistentes. Todas estas potencialidades se pueden hacer realidad. Y el punto en común es que Internet es el canal principal para conocer, agrupar, organizar y poner en acción a las voluntades necesarias para que se alcance la concreción de cada desafío.

 

Una vía, por ejemplo, es Change. Este sitio de internet permite que cualquier persona puede iniciar una petición para cambiar algo. Es una forma fácil de poder acceder a miles de personas que estén de acuerdo con ese pedido.

change

 

“Cualquier ciudadano puede iniciar una petición: una ley, un semáforo que no anda. La misión de la organización es empoderar a la ciudadanía. En la Argentina tenemos 2 millones de usuarios”, afirma Susana Fernández Garrido, directora para Latinoamérica de la organización.

 

El objetivo, dice, es “un mundo en el que todos tengan poder para cambiar las cosas”. Change tiene 77 millones de usuarios en todo el mundo. Es fácil accesible y muy eficaz. Una de las victorias que alcanzó en la Argentina es que se promulgara y se reglamente la nueva Ley de Diabetes.

 

Otra iniciativa reciente es “Caminos de la Villa”. Es una plataforma interactiva en la que todos los ciudadanos pueden ingresar reclamos de villas de Capital. Los autores del proyecto dicen que se “busca visibilizar las vulneraciones de derechos” que existen las zonas más humildes. Así, se busca contribuir a fortalecer las estrategias colectivas que promuevan  mejoras en el acceso a servicios públicos, vivienda digna, salud y educación de un modo igualitario e inclusivo.

caminos2

 

A Santiago Siri, fundador del Partido de la Red, el proyecto “Caminos de la villa” le gusta, le dice a Futuro Posible. No solo que le gusta sino que le parece un ejemplo de bueno uso de la tecnología digital para “descentralizar poder” y poder hacer “auditable” a las gestiones del Estado.

 

“El lugar más urgente en el que debería enfocarse el Estado es en la alfabetización digital”, señala Siri, a punto de lanzar en 2015 un nuevo libro llamado “HackerPolitik”.

 

“Si realmente queremos tener una sociedad que tenga algo para ofrecer en el siglo XXI tenemos que masificar la inteligencia”, resalta Siri y retoma un concepto que escuchó del presidente de Uruguay, José Mujica.

 

Siri agrega: “Desde el lugar del Estado hay muchas iniciativas de modernización. Algunos distritos tienen una agenda de datos abiertos. Todos entienden que la burocracia tiene que digitalizarse para que el Estado sea una maquinaria más eficiente”. Así, sigue entusiasmado con  el futuro del Partido de la Red, que es un partido político que propone mejorar la democracia aprovechando las virtudes de Internet.

nobleza ogliga

“Nobleza Obliga” también tiene a la red de redes como protagonista. “Es una plataforma de financiamiento colectivo para causas sociales y solidarias”, relata Mariano Ruani, cofundador. Y añade: “Hay que definir un proyecto concreto y definir un monto para recaudar. Queremos llegar a la mayor cantidad de gente”.

posibl

El sueño también se puede lograr compartiendo el deseo. Así lo describe Martín Parlato, fundador y CEO de “Posibl.com”. “Es una red social para que las personas y organizaciones puedan expresar y hacer sus sueños realidad. Hay 18 categorías. Pueden participar todo tipos de usuarios. Contamos las historias que generan impacto social. Internet es un océano horizontal. Hoy la comunicación es permanente. Hay un ida y vuelta constante”.

 

Le preguntamos a Siri:  avatar santiago siri

 

¿En qué va ayudar la tecnología a nivel social en los próximos años?

 

Lo que ocurre con la tecnología digital es que su adopción no requiere ningún tipo de permiso. Queramos o no la gente va a tender a usar la tecnología digital para fines más diversos: transacciones económicas, para la política y, también para ayudar al otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *