Historias 3.0

La deuda con los “abuelos”

¿Cuáles son las carencias, sufrimientos y preocupaciones de nuestros mayores? Informe y testimonios.

 

Es una etapa de la vida en la que todo debería ser disfrute, paz y armonía, luego de haber batallado años con las responsabilidades, trabajos y tareas que imponen los años. Sin embargo, una parte de los adultos mayores (de más de 60 años) tienen carencias materiales y afectivas, necesidades de atención, deficientes acceso a medicamentos y problemas habitacionales.

 

A pesar de las distintas políticas implementadas desde municipios, provincias y la Nación, se mantienen algunas deficiencias, que se acentúan en los casos de las personas de esa brecha de edad que pertenecen a estratos sociales más bajos.

adultos-mayores-in

Los datos recolectados y compartidos surgen del Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA y forma parte de la serie “Testimonios de la Deuda Social Argentina”. Este estudio, al que se puede acceder libre y gratuitamente para tener un panorama más completo, señala que “9 de cada 10 personas de 60 años y más reside en hogares que perciben ingresos por jubilación o pensión”.

 

Y aclara: “Si bien la cobertura del sistema previsional es casi total y no se presentan heterogeneidades significativas en el alcance, se destaca que es mayor en los hogares del estrato más bajo.

 

Asimismo, 3 de cada 10 personas mayores se encuentran ocupadas y en este caso sí se presentan desigualdades:

                                                “las tasas de empleo resultan más altas entre las personas mayores del estrato más alto, en las personas que residen en barrios con trazado urbano, en la Ciudad de Buenos Aires, y en las personas de mayor nivel de instrucción, vale decir, en los sectores más acomodados y en las regiones económicamente más dinámicas.

 

Como punto positivo, se reconoce que “la cobertura del sistema previsional es muy alta y el acceso al beneficio se distribuye en forma equitativa”, pero se sostiene que “ello no niega las disparidades que pueden generarse en los montos de los haberes percibidos. Ello guarda estrecha relación con la necesidad de continuar trabajando y/o con la necesidad de recurrir a ayudas económicas monetarias y/o no monetarias”.

 

“En este sentido las personas mayores de los hogares más pobres (estrato más bajo, residentes en villas y/o asentamientos precarios, con menores niveles de instrucción) perciben ayudas económicas en mayor medida que sus congéneres de hogares más acomodados.”

 

1

 

2

Algunos puntos a tener en cuenta:

* El 15,9% de las personas de 60 años y más respondió haber tenido que dejar de ir al médico u odontólogo y el 17,4% mencionó que había tenido que suspender la compra de algún medicamento. Ambos problemas resultaron de mayor magnitud en el estrato más bajo, en la población del Conurbano Bonaerense, en las personas mayores que residen en villas o asentamientos, y en los de menor nivel de instrucción

 

* Dos de cada 10 personas mayores reside en viviendas que presentan al menos un problema habitacional. El problema se agrava en el estrato social más bajo: el 36,9% de las personas mayores de este sector reside en viviendas con deficiencias habitacionales. Se observa que en la Ciudad de Buenos Aires 1 de cada 10 personas mayores reside en viviendas con problemas habitacionales, lo mismo ocurre con 1 de cada 4 personas mayores del Conurbano Bonaerense y con 2 de cada 10 en el resto de las áreas urbanas del país.

 

* Entre las personas mayores que residen en villas o asentamientos precarios el problema habitacional adquiere mayor magnitud: 7 de cada 10 habitan viviendas que presentan déficit habitacional. El problema afecta en mayor medida al grupo de 60 a 74 años y a quienes viven solos o comparten vivienda con integrantes de otros grupos de edad.

 

* Una de cada 3 personas mayores declara no tener problemas de salud y una de cada 4 percibe que sus condiciones de salud son críticas (tienen bastantes problemas de salud o padecen de alguna enfermedad crónica grave): una gran heterogeneidad de situaciones de salud.

 

* El 14,1% de las personas mayores realizó su última consulta en un hospital público.

 

* PAMI es un servicio utilizado por el 37,6% para las consultas médicas. El peso de PAMI aumenta significativamente desde los 75 años y no puede dejar de señalarse que aproximadamente una de cada 2 personas de 75 años y más utiliza las consultas médicas de PAMI. Son las mujeres mayores las que utilizan más a PAMI para consultas.

 

 ¿QUÉ DICEN ELLOS? 

 

MÁS SOBRE EL INFORME

  • * Hay una tendencia al aumento del sentimiento de soledad con el paso de los años. Dentro del conjunto de las personas mayores, las mujeres expresan algo más ese sentimiento de soledad que los varones.

 

  • * El déficit de apoyo social afectivo (percepción de no contar con alguien que le demuestre amor y cariño) es mucho más frecuente entre las personas de edad. Dentro del grupo de personas mayores, estas carencias son más frecuentes en aquellas personas que viven solas y las del estrato socioeconómico más bajo.

 

  • * Los diferenciales por nivel de instrucción también son importantes, pero son tantas las personas mayores con nivel educativo bajo que su déficit en este tipo de apoyos sociales casi se asemeja al del total de las personas mayores.

     

    EL INFORME COMPLETO (dale click a la imagen)

    informe uca

     

    Créditos fotos: Informe de la UCA

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *